El Tratado de No Agresión Germano-Soviético: Un hito en la historia de la Segunda Guerra Mundial.

El Tratado de No Agresión Germano-Soviético: Un hito en la historia de la Segunda Guerra Mundial.

El Tratado de No Agresión Germano-Soviético durante la Segunda Guerra Mundial

Índice
  1. Introducción
  2. Contexto político y militar
    1. El fracaso de las negociaciones con Francia y Gran Bretaña
    2. La política de apaciguamiento de Gran Bretaña y Francia
  3. Los términos del Tratado de No Agresión
    1. Compromiso de neutralidad
    2. Reparto de esferas de influencia
  4. El impacto del Tratado de No Agresión en la Segunda Guerra Mundial
    1. Invasiones de Polonia y Finlandia
    2. Escalada militar en Europa
  5. Preguntas frecuentes
  6. Conclusión
  7. Recursos adicionales

Introducción

El Tratado de No Agresión Germano-Soviético fue un acuerdo firmado el 23 de agosto de 1939 entre la Unión Soviética y Alemania nazi. Este tratado de no agresión tenía como objetivo prevenir una guerra entre ambos países y establecía un compromiso de neutralidad en caso de que uno de los países fuera atacado por una tercera potencia. Sin embargo, este tratado también incluía un protocolo secreto que dividía Europa Central y Oriental en esferas de influencia soviética y alemana. Este acuerdo sorprendió al mundo y marcó el inicio de una nueva fase en la política internacional, ya que la Unión Soviética había sido considerada hasta entonces como un enemigo del fascismo.

Contexto político y militar

El fracaso de las negociaciones con Francia y Gran Bretaña

La Unión Soviética intentó establecer acuerdos con Francia y Gran Bretaña para crear una alianza contra la Alemania nazi, pero estas negociaciones fracasaron debido a la falta de confianza mutua y a la negativa de los Aliados a garantizar la ayuda militar directa a la Unión Soviética en caso de una invasión alemana.

La política de apaciguamiento de Gran Bretaña y Francia

Gran Bretaña y Francia estaban preocupadas por la posibilidad de una guerra con Alemania, y por lo tanto adoptaron una política de apaciguamiento con Hitler. Esto implicó permitir las anexiones territoriales alemanas en Europa Central y Oriental a cambio de una promesa de paz por parte de Alemania. Esta política disuadió a la Unión Soviética de firmar un acuerdo con los Aliados.

Los términos del Tratado de No Agresión

Compromiso de neutralidad

El tratado establecía un compromiso de neutralidad en caso de una guerra entre Alemania y otro país. Esto significaba que la Unión Soviética no se uniría a los Aliados en una guerra contra Alemania, y que Alemania no se uniría a Japón en una guerra contra la Unión Soviética.

Reparto de esferas de influencia

El protocolo secreto del tratado dividía Europa Central y Oriental en esferas de influencia soviética y alemana. Polonia sería dividida en dos partes, una bajo control alemán y otra bajo control soviético. Además, Finlandia, Estonia, Letonia y Bessarabia (parte de Rumania) quedarían bajo dominio soviético. Este reparto territorial fue uno de los motivos que llevaron a la invasión de Polonia por parte de Alemania el 1 de septiembre de 1939.

El impacto del Tratado de No Agresión en la Segunda Guerra Mundial

Invasiones de Polonia y Finlandia

Tras la firma del tratado, Alemania inició una ofensiva sobre Polonia el 1 de septiembre de 1939 y la Unión Soviética invadió el país desde el este dieciséis días después. Finlandia también fue invadida por la Unión Soviética en noviembre de 1939, lo que dio inicio a la Guerra de Invierno.

Escalada militar en Europa

El Tratado de No Agresión Germano-Soviético desencadenó una escalada militar en Europa, ya que permitió a Alemania expandirse hacia el este sin temor a una intervención de la Unión Soviética, mientras que la Unión Soviética adquirió nuevos territorios con la invasión de Polonia y Finlandia. Este acuerdo también hizo que Gran Bretaña y Francia perdieran cualquier esperanza de que la Unión Soviética se uniese a la guerra como aliado de los Aliados.

Preguntas frecuentes

  • ¿Por qué se firmó el Tratado de No Agresión Germano-Soviético?

    El Tratado de No Agresión Germano-Soviético se firmó para evitar una guerra entre Alemania y la Unión Soviética, así como para establecer una neutralidad en caso de una guerra entre uno de estos países y una tercera potencia.

  • ¿Por qué se mantuvo en secreto el protocolo de reparto territorial?

    El protocolo de reparto territorial se mantuvo en secreto debido a que esta división no era aceptable para la opinión pública internacional, ya que violaba los tratados internacionales y el principio de autodeterminación de los pueblos. Además, la Unión Soviética quería mantener su imagen como defensora de las causas justas, mientras que Alemania quería evitar una intervención de los Aliados.

  • ¿Por qué la firma del Tratado de No Agresión fue una sorpresa?

    La firma del Tratado de No Agresión Germano-Soviético fue una sorpresa porque la Unión Soviética había sido considerada hasta entonces como un enemigo del fascismo, y porque se esperaba que la Unión Soviética se uniese a los Aliados en caso de una guerra contra Alemania.

  • ¿Cómo afectó el Tratado de No Agresión al desarrollo de la Segunda Guerra Mundial?

    El Tratado de No Agresión Germano-Soviético permitió a Alemania expandirse hacia el este sin temor a una intervención de la Unión Soviética, mientras que la Unión Soviética adquirió nuevos territorios con la invasión de Polonia y Finlandia. Además, este acuerdo hizo que Gran Bretaña y Francia perdieran cualquier esperanza de que la Unión Soviética se uniese a la guerra como aliado de los Aliados.

  • ¿Por qué el Tratado de No Agresión es considerado un ejemplo de realpolitik?

    El Tratado de No Agresión Germano-Soviético es considerado un ejemplo de realpolitik porque ambos países buscaron proteger sus intereses nacionales a corto plazo, sin importar las consecuencias a largo plazo para la política internacional y la seguridad colectiva en Europa.

Conclusión

El Tratado de No Agresión Germano-Soviético fue un acuerdo que sorprendió al mundo y cambió el rumbo de la Segunda Guerra Mundial. Este acuerdo permitió a Alemania expandirse hacia el este sin temor a una intervención soviética, mientras que la Unión Soviética adquirió nuevos territorios con las invasiones de Polonia y Finlandia. Además, este tratado truncó cualquier esperanza que los Aliados pudieran tener en una alianza con la Unión Soviética, y demostró que la política de realpolitik podía tener consecuencias graves en la seguridad colectiva y la estabilidad internacional. Es importante recordar este hecho histórico como una lección del pasado y un llamado a la cooperación internacional para evitar futuros conflictos y guerras.

Recursos adicionales

Para obtener más información sobre el Tratado de No Agresión Germano-Soviético y la Segunda Guerra Mundial, se recomienda visitar los siguientes sitios web:

Si quieres conocer otros artículos parecidos a El Tratado de No Agresión Germano-Soviético: Un hito en la historia de la Segunda Guerra Mundial. puedes visitar la categoría Segunda Guerra Mundial.

Articulos relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir